Los ochos soviéticos han vuelto.

Otra tendencia táctica ofensiva actual que están usando cada vez más equipos viene de la evolución del bloqueo directo.
El primer estadio de ese proceso ha sido en los últimos años la subida el uso del mano a mano.
Ahora hay bastantes equipos que los encadenan recuperando una reliquia de los tiempos de la URSS, «los ochos». El juego de varias situaciones de mano a mano enlazados sin realmente atacar para anotar se utiliza como una maniobra de distracción para sorprender en cualquier momento con un directo que sí es agresivo al aro o también como una manera de consumir segundos y ocupar a la defensa hasta llegar a un directo central final en el que se busca la opción real para anotar.

Hoy no me puedo levantar.

Sigo con tendencias. Las hay tácticas, técnicas, de gestos imitando a jugadores, formas de llevar la ropa, peinados, … Algo que me ha llamado la atención ultimamente es que ahora cuando un jugador se cae al suelo, no se levanta. Se sienta y espera que lo levanten sus compañeros.
Es posible que ese gesto de esperar a que los compañeros ayuden a levantarse sea un gesto que demuestra cohesión de equipo. Puede ser. También puede obedecer a la imitación, a algo no tan real o profundo, a una moda. Incluso puede ser que todos se estén haciendo fans de Mecano.

¿Miedo a fallar, miedo al tapón?. Chocar contra la defensa en finalización 1c1

Se fallan muchas finalizaciones de 1c1 en formación por miedo a fallar y al tapón. El ataque, aunque haya ganado una ventaja, evita el contacto con la defensa y se acaba lanzando más lejos del aro y tiros más difíciles.
Lo primero que hay que hacer es trabajar en el entrenamiento para generar confianza, alejar miedos y enseñar a aprender a convivir con el error.
Después hay que transmitir que hay que querer tener siempre la iniciativa. No puedo atacar condicionado por las acciones de la defensa, sino intentando tomar decisiones para dominarla. ¿Cómo? Por ejemplo, buscando en los pasos el contacto suficiente contra la defensa para fijarla y crear el espacio necesario para finalizar donde el ataque quiere, sin tanta oposición al tiro e, incluso en ocasiones, cobrando falta.

 

Directo central. La serpiente y el sello

Imagino que los más jóvenes no habrán puesto un sello en su vida, porque tampoco habrán enviado ninguna carta, sólo comunicándose (o eso nos creemos) mirando a una pantalla. Pero esa ignorancia no quita para que, en la pista, aprendan a usar el cuerpo para «sellar» a un defensor.
Sellar es un buen recurso en directo central si la defensa del botador va por encima del bloqueador y persigue. Entonces el botador juega «serpiente», es decir, dibuja una «S» en su trayectoria, frena y aguanta con la espalda a su defensa.
Si además el pivot cae y también «sella» al suyo, solo falta poner una alfombra roja camino del aro para que el exterior consiga una finalización cercana.

Defensa de poste bajo negando el centro

Otra tendencia defensiva actual en el baloncesto europeo que están jugando la mayoría de equipos: en defensa de 1c1 en poste bajo negar siempre el centro y ayudar, incluso en 2c1, por línea de fondo con el defensor del otro poste bajo o de la esquina contraria.
En este video vemos ese concepto conectado con el cambio previo en bloqueo directo y con el ataque buscando la superioridad física en el posteo, en lugar del aclarado abierto para el exterior.
Gran respuesta de Mirotic contra la ayuda por línea de fondo con pase picado buscando al tirador en la esquina contraria.

Defensa de cambio en directo central: opciones con iniciativa defensiva

A la tendencia actual de cambiar en la defensa de bloqueo directo central en muchas ocasiones en un partido es interesante añadirle actividad e iniciativa después del cambio, en lugar de dejar que el ataque juegue el aclarado exterior o la superioridad interior sin hacer nada.
Como se observa en el video, se puede rotar en la caída del pivot bloqueador para poner más físico en su posteo. Si no se hace nada, es normalmente un pequeño el que acaba defendiendo al bloqueador cerca del aro y, en la mayoría de situaciones, cometiendo una falta para parar el juego y poder volver a ajustar las posiciones en el saque de banda o fondo.
Se puede también saltar a doblar al exterior que juega aclarado contra el pivot que ha cambiado en el directo, para no dejarle jugar 1c1 contra el pivot, para obligarle a pasar el balón.
Y finalmente se puede volver a rotar para quedar bien ajustados de nuevo para el bloqueo de rebote.
Iniciativa.

Defensa de cambio en directo central: normas por encima de la eficacia

Sigo con la moda de cambiar en la defensa de los bloqueos y, en especial, en los directos. Muy bien, el entrenador pone la norma: «vamos a cambiar en todos los directos centrales en finales de posesión o de cuarto». Pero en la pista al final son los jugadores los que tienen que decidir. Las reglas no pueden estar por encima de la eficacia. No se puede jugar como robots, sin tener la capacidad de interpretar lo que está pasando. Si no hay bloqueo no es necesario cambiar, porque no creo que se tenga que dar al ataque una ventaja que no se ha ganado.
Después, si la defensa no hace nada más después de cambiar en el directo central como sucede en el video, el ataque tiene que reaccionar rápido dejando espacios para el aclarado exterior contra el pivot abierto y cargar el rebote ofensivo con la superioridad de grande contra pequeño.

Defensa de cambio en directo central: aclarado para exterior

Cambiar en defensa de bloqueos es tendencia en el baloncesto actual. Los cierres de cuarto o de partido se reducen a un bloqueo directo central en que el ataque sabe que la defensa va a cambiar, aunque el bloqueo sea light, para jugar entonces un aclarado para un exterior jugón contra un pivot mientras los otros 8 jugadores estáticos miran.
Me gustaría ver más opciones que no sean el cambio y también que, incluso después del cambio, la defensa intente tener más iniciativa con diferentes opciones tácticas, en lugar de esperar sólo a ver si la superior habilidad del atacante exterior va a generar una canasta o una falta del pivot que le defiende.

Jayson Granger. Pase picado a pivot

¡No puedo evitarlo! un buen pase es algo especial para mi. Enseguida llama mi atención un jugador que pasa bien y  no cabe duda de que Jayson Granger, al que tuve la suerte de poder entrenar en Estudiantes, está en este inicio de temporada en Baskonia regalando canastas con una ejecución perfecta de pases difíciles de ver y de dar.
Pases a los pivots, que se estarán haciendo muy amigos suyos, con bote, muy profundos y contra una defensa con mucha presión.
Van dos ejemplos: uno contra zona y a una posición estática en línea de fondo  y el otro a una continuación al aro de directo central.
Atención a:
los detalles de la posición del cuerpo en el momento del pase, flexionado, con máximo equilibrio.
los gestos finales de pase. Giro de muñeca en el primero y golpe en el segundo, que parece incluso dar efecto al bote.