¡¡¡¡ba-lon-ces-to-a-c-b!!!!Por Trifón Poch

En una temporada con un Real Madrid que tira la casa por la ventana, plagado de deslumbrantes fichajes, y con un Barcelona de record, con un nivel de juego insuperable, el campeón ha sido el Valencia C.F.!!!! Imposible, el Valencia acabó a 28 puntos del lider, la liga de fútbol se la disputaron los dos de siempre y ganó el Barça de Guardiola. Pero el baloncesto ACB es diferente. ¡Caja Laboral campeón! Todo puede suceder, incluido que el jugador que no contaba en agosto para Baskonia sea el que anota la canasta del empate a 5 décimas del final y que, uno de los mejores del Barcelona en la parte decisiva de la temporada, le haga una falta blanda que permita un tiro libre ganador de toda una Liga ACB. Y así ha sido. Extraordinario último partido para una final impactante. Ha sido sin exagerar uno de los partidos de baloncesto más vibrantes que he visto en los últimos años. Por el ambiente que se adivinaba en el pabellón y sobre todo, a pesar de las lógicas imprecisiones de un partido en el que hay tanto en juego, por el impresionante derroche de ritmo, intensidad, esfuerzo y ambición de victoria de ambos equipos. Todos los ingredientes necesarios se fueron sucediendo uno tras otro: el Barça que recupera un menos 5 a 1′ 3» para ir a la prórroga y Baskonia un menos 5 a 1′ 27» para ganar, los inesperados fallos en los tiros libres de Oleson, Teletovic y Basile, el acrobático triple más falta de Navarro que falla el adicional, el fulminante mate de Morris para empatar, el tapón o no de Morris cerrando el último cuarto, los triplazos de Ribas, Ricky, y el de Teletovic en la prórroga, el canastón de Lorbek frente a Splitter para un más 4 a 54» del final, y para cerrar, la acción final ganadora de San Emeterio y su gesto «dejadme solo» antes del tiro libre adicional. ¡Impresionante!

Un comentario

  1. persixto dice:

    Hola, no estoy de acuerdo con que Morris hiciera una falta blanda, hizo lo que tenía que hacer, dificultar al máximo la entrada a canasta o es que no se hacen faltas sin querer. Tuvo mala suerte porque San Emeterio metió un canastón y los árbitros pitaron una personal que no siempre se pita a esas alturas de partido.
    ¿Que debería haber hecho?. ¿Dejarle pasar y conceder la prorroga de un partido que tenían ganado o regalarle 2 tiros?. Me parece que hablar ahora en esos términos es fácil y creo que se le hubiera criticado igual de tomar otras de las opciones que se sugieren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *