¿ganar a cualquier precio? Por Trifón Poch

Nos jugamos mucho. Cada partido, cada victoria puede ser fundamental para conseguir el objetivo final. ¡No entiendo a los que afirman que en la liga ACB no pasa nada hasta abril!. Desde dentro se vive todo desde una perspectiva muy distinta, ¿tal vez más aproximada a la realidad? Pero bueno, es una evidencia que para la mayoría lo más importante es sumar victorias. Para mi también, por supuesto, pero hay una situación ante la que siempre me planteo otras prioridades: las lesiones. Me refiero a la situación que en bastantes ocasiones nos encontramos los entrenadores en la que un jugador lesionado, llegado el momento del partido, no está verdaderamente recuperado para estar en pista no ya al 100%, sino que además tiene un porcentaje grande de riesgo de volver a agravar sus problemas físicos. Hay jugadores que te ayudan a tomar la decisión y que, sin ser digamos los sufridores más entregados del mundo, ya te dejan claro que no están bien y que en realidad preferirían no jugar. Hay otros muchos también que están en el otro extremo y que a pesar de estar realmente mal, insisten en que quieren intentarlo, están dispuestos a lo que sea por ayudar al equipo, incluso poniendo en riesgo su propia integridad física. Es de agradecer. En esos días previos al partido os aseguro que la tensión que se vive en el equipo es muy grande. Todos los miembros del grupo de técnicos estamos con los cinco sentidos puestos en la gestión de este tipo de problemas. Tanto el médico como el fisioterapeuta y el preparador físico trabajan muchas horas extras para recuperar al jugador e intentar que si hay una sola posibilidad de que pueda jugar, esa sea la buena. Los entrenadores tenemos que adaptar bastantes aspectos durante los entrenamientos. Dependiendo de la importancia del jugador lesionado y de la posición que ocupe tenemos que recuperar a otros jugadores que tal vez en ese momento no estaban teniendo mucho protagonismo en el juego del equipo, ni jugando muchos minutos. Hay que hacer algunos retoques en los sistemas, tal vez haya que mover a algún jugador de su posición habitual, algunas reuniones individuales o de grupo…

Llegado el momento del partido siguen las dudas porque, aunque el jugador está dispuesto a intentarlo, todavía le faltan un par de días para estar de verdad listo para jugar con garantías. «Podría salir unos minutos», «según como vaya el partido», «si las cosas se complican», aunque el doctor y el fisio te recuerdan que no está del todo, que «llega muy justito al partido…» En esas situaciones no suelo tener ninguna duda: lo fundamental es el jugador, su perfecta recuperación, aunque su baja nos complique enormemente las posibilidades de ganar el partido. Nunca pondré en riesgo a un jugador por ganar. No comulgo con algunas teorías que defienden aquello de que: no hay dolor. Somos un equipo y en ese momento, justo antes de empezar el partido, hay que intentar llegar al corazón del grupo, transmitir claramente la situación y pedir que todos los que sí podemos estar en la pista demos un paso adelante. Hay que dar un poco más de todo lo que ya nos autoexigimos en cada partido y creer en una victoria que entre todos podemos hacer posible.

4 comentarios

  1. Paco dice:

    Totalmente de acuerdo, pienso que es mejor apostar por otro jugador de los llamados «suplentes» antes q forzar a uno que se esta recuperando pq seguramente ese jugador rendira por debajo de su nivel y lo que se iba a quedar en perderse un partido se convierte de repente en dos meses de baja.
    Enhorabuena por la victoria ante el Fuenla y a por el Barca!
    Post: Aguilar+Martin=Solvencia y equilibrio en ataque y defensa.

  2. Que se hable de este tema es bueno para conocer estas situaciones más por dentro. Que hable el entrenador del CB Granada, aunque no de nombres, teniendo en el vestuario a un jugador tan bueno como «frágil» como es Curtis Brochardt, es mejor todavía.

  3. Roger dice:

    Totalmente de acuerdo y más si estamos en temporada regular que el hecho de arriesgar podría significar el “pan para hoy, hambre para mañana”.
    Pero el hecho de no poner en riesgo a un jugador por ganar podría variar (siempre que el jugador lo acepte, claro está) si fuera una final o un partido crucial de final de temporada?
    Recuerdos desde Girona, se os echa de menos…hasta pronto.

  4. admin dice:

    Contetando a Roger.
    Pau Gasol se lesionó en semifinales del Mundial y no pudo disputar la final. En ese caso no había posibilidad de que jugara y, por lo tanto, no se tuvo que decidir. Pero aún sin su mejor jugador la selección española fue capaz de ganar el campeonato. Creo que hay que decidir en cada situación porque todas son diferentes. Hay que saber conocer las pulsaciones de tu equipo, si mentalmente va a ser capaz de competir más allá de sus posibilidades sin su mejor jugador o si va a arrugarse al no verle al 100%.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *