¿se pasó la ensaladilla rusa? Por Trifón Poch

«Lo siento pero el jugador tiene una oferta de Rusia«. Nada que hacer. Parece que lo que tuvimos que escuchar tantas veces el verano pasado puede haber perdido efervescencia sólo un año después. La irrupción del inabordable poderío económico ruso en el mercado de fichajes para la pasada temporada fue tan avasallador e inflacionista que dejó sin capacidad de respuesta incluso a los más potentados equipos europeos, excepción hecha quizás del Olympiakos. Fueron incluso capaces de extirpar algunos jugadores no marginales de la NBA con ofertas económicas irrechazables. La omnipresente crisis que nos lleva acompañando los últimos meses como un virus al que aún no se le conoce curación posible ha caido como una bomba devastadora en las economías de numerosos clubes de la Europa del este. Podemos ver algunos ejemplos.

La liga ucraniana se ha visto reducida a un grupo sólo de ocho equipos, entre los que sólo dos, Kiev y Azovmash de Mariupol, tenían suficiente potencial deportivo. Y digo tenían porque ambos se han ido desintegrando a medida que avanzaba la temporada. Kiev no consiguió pasar el corte para disputar la fase final de la ULEB Cup y despidió a la gran mayoría de sus extranjeros a mitad de curso, Scoonie Penn, Ryan Stack, …, llegando este año a no disputar siquiera su tradicional play-off final de la liga contra su gran rival, Mariupol. Estos tampoco se han quedado atrás y han ganado la liga porque no podían perderla, dado el nivel de sus rivales y a pesar de que también habían despedido a todos sus jugadores importantes, Marc Salyers, Tomas Van der Spiegel,…  soltando lastre en forma de contratos altos que ya no podían pagar.

En Lituania, sus escuadras más importantes, Zalguiris y Lietuvos han tenido un año movidito en lo económico que ha forzado la salida de jugadores como Marcus Brown, que ya en Octubre de 2008 sale de Kaunas con destino Tel Aviv, o de Matt Nielsen, que llegó en Noviembre a Pamesa.

En Rusia, además de los interesantes datos sobre la salida de Messina de CSKA y la importante reducción presupuestaria anunciada para la próxima temporada, son muchos los equipos que han tenido serios problemas económicos,  además del CSKA de Moscú, el Dynamo, el Khimki, el Triumph y el Samara. El Dynamo de Moscú se ha ido desmantelando con la marcha de jugadores como Travis Hansen o Bostjan Nachbar. Nenad Krstic abandonó Triumph para volver a la NBA, a Oklahoma City. A Badalona llega en Diciembre Jerome Moiso desde Khimki, de donde podría salir ahora Maciej Lampe después de haber firmado tres años al inicio del 2008/2009.

¿Qué va a pasar este verano? ¿Quiénes van a poder navegar mejor en medio de este temporal económico? ¿Van a desaparecer los dolares rusos para dar opción a que el resto de equipos importantes en diferentes ligas europeas tengan posibilidades de fichar a jugadores de primer nivel? ¿Van a poder competir algunos equipos de la ACB por los mejores jugadores en el mercado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *