¿y si empezamos a ser positivos? Por Trifón Poch

La gran diferencia en la victoria contra Lituania ha radicado en el buen criterio con el que hemos atacado durante casi todo el partido. Nos hemos pasado el balón más y mejor que en ningún otro partido del torneo. Muchos ataques con 4 o 5 pases hasta encontrar al hombre libre, siempre generosos jugando el pase extra. Bastantes situaciones de juego entre pivots, tanto de fondo a fondo como jugando alto-bajo. Conexiones entre exterior e interior en situaciones de bloqueo para la salida de un tirador o en las continuaciones de bloqueos directos. El resultado han sido ¡25 asistencias!, destacando las 9 que ha dado Ricky Rubio. Sólo con ese dato se puede encarar un partido con muchas garantías de victoria. Hemos anotado 84 puntos, teniendo en cuenta que, como hace Bolt cuando no quiere batir el record de los 100, nos hemos dejado ir en los últimos metros, cuando la diferencia estaba asentada por encima de los 20 puntos. Si estamos en esas cifras de anotación, nuestros rivales tienen que trabajar mucho para ganar, porque creo que habitualmente mantenemos un nivel correcto en defensa.

Cuando la situación está un tanto descolocada como ha sido hasta ahora, y más después del revuelo ocasionado por las declaraciones de un jugador al acabar el partido contra Turquía, es imprescindible encontrar puntos de apoyo, mejoras que te den equilibrio. Hasta hoy el balance entre balones perdidos y recuperados ha sido muy negativo: 14-3 contra Serbia, 15-4 contra Gran Bretaña, 19-7 contra Eslovenia y 15-5 contra Turquía. Mucho más interesante es el 13-12 de la clara victoria contra los lituanos.

Creo que es justo destacar el sacrificio defensivo que ha hecho Rudy en los últimos partidos. Además de ser una ayuda considerable en ataque, es segundo anotador del equipo con 14’8 puntos de media, siempre le ha tocado «bailar con el más feo». Si Turkoglu era la gran amenaza el sábado y se quedó en 2 puntos en 28 minutos, Maciulis, sólo 2 puntos también en 37 minutos, y Kleiza nunca ha sido lo dominantes que por su calidad y por su superioridad física en el cuerpo a cuerpo sobre Rudy podrían haber sido.

Hasta el partido contra Lituania éramos el tercer peor equipo del campeonato en triples metidos por partido, el undécimo en porcentaje. No es que hayamos mejorado especialmente contra los lituanos, pero en los momentos importantes si ha sido determinante nuestro acierto desde 6’25. En el parcial de 23 a 0 han caído 3 de los 8 que hemos anotado en todo el partido. Dos más cuando en el tercer cuarto hemos acabado de romper el partido. Destacar por encima del resto, aunque todos sean importantes, los dos que ha anotado Garbajosa (1 de 6 hasta hoy en dos partidos). Las opciones que su versatilidad ofrece a nuestro equipo no las puede dar ningún otro de nuestros jugadores interiores. Tener un pivot con amenaza de triple y que atraiga a su defensa lejos del aro, genera muchos espacios para los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *