casi jugamos la copa: ¡socorro!. Por Trifón Poch

 

 

 

 

 

Ya son varias las temporadas en que un equipo que ha estado a punto de acabar la primera vuelta entre los ocho primeros, es decir, que ha estado a un paso de clasificarse para disputar la ansiada por todos Copa del Rey, y ha acabado descendiendo a la LEB al finalizar la temporada regular ACB. Para equipos medios, sin potencial real a priori para moverse con solvencia entre los ocho primeros, el «casi jugamos la Copa» acaba convirtiéndose en una pesada losa de incomprensión cuando chocas de frente con tus propias limitaciones en una liga tan larga y exigente. Acariciar la octava plaza en la primera vuelta puede hacerte perder el punto de vista correcto para dimensionar tus propias capacidades, puede arrastrarte a equivocar el camino que debes recorrer cada semana para llegar al próximo partido con la mentalidad adecuada. No hay que mirar atrás y perder el tiempo pensando: ¿cómo pudimos ganar a equipos de Euroliga y ahora parecemos incapaces de ganar a nadie, ni en nuestra propia pista? Alguna victoria inesperada sólo debe servir para saber que cuando llegue el invierno, y hay un grupo de equipos para los que siempre llega cargado de temporales de frío, nieve, lesiones y derrotas,  tendrás en la despensa algunas victorias que te pueden ayudar a sobrevivir. No se puede olvidar quién eres, cuáles son tus limitaciones, no hay que apartarse de la línea que, estando todos juntos, te llevará a cumplir tus objetivos.

Un comentario

  1. salva maldonado. dice:

    ni yo mismo lo hubiera expresado mejor. Es broma, felicidades por tu blog y sigue con tus magnificas reflexiones en voz alta.
    un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *