cuelga tu, cariño. no tu, pichurri. Por Trifón Poch

Curiosa la situación que se vivió al final del primer cuarto del partido Unicaja-Gran Canaria. Si no recuerdo mal quedaban poco más de 18 segundos para finalizar el cuarto, 19-15 para Málaga,  y Salva Maldonado, entrenador jefe de los canariones, solicita tiempo muerto para preparar una última jugada. Se reunen los dos equipos: circulan aguas, gotas de sudor, bebidas de colores, toallas y también instrucciones. Las cámaras buscando robar el plano de la pizarra, los micrófonos recogiendo todos los detalles y suena la bocina. A jugar. Salen los dos quintetos y Aito detecta un movimiento inesperado en el cinco de Maldonado: han cambiado a un pivot por un exterior y salen con 4 pequeños. Inmediatamente el técnico de los andaluces solicita también un tiempo muerto. ¿Qué pasará ahora? ¿Se adaptará Aito a la estructura poniendo también 4 jugadores exteriores y sólo un pivot o será sólo para generar dudas a Salva y hacerle cambiar? ¿Será un farol? A partir de ahí se suceden varias imágenes muy divertidas. Ambos banquillos mirándose furtivamente para intentar descubrir qué movimientos se estaban haciendo en el bando contrario. Quim Costa, ayudante de los malagueños, y German Gabriel, mirando por encima del corro para informar a Aito. Los canarios que acaban de hablar pronto pero se mantienen juntos, sin dar pistas. Salva les dice a los suyos que no se muevan, que no salga el cinco a la pista hasta que no se vean movimientos por el otro lado. De repente  Aito se aparta del grupo y pizarra en mano llama a 5 jugadores, supuestamente los que iban a salir, para poco después volverlos a juntar a todos. Ah! se me olvidaba que ya hace unos segundos que ha sonado la bocina y que los árbitros están reclamando a los dos equipos que vuelvan a la pista para poder finalizar el cuarto. ¡Y los equipos no salen! Que salgan ellos primero, decían los amarillos. No, no, vosotros primero, por favor, pedían los del Martín Carpena. Los pobres árbitros por en medio, hasta que al final Maldonado presenta a su quinteto final ¡con 5 pequeños! Hay un momento más de duda entre los de Aito, que incluso se llegan a quedar con sólo cuatro jugadores en pista ante las dudas de varios de ellos de si salían o no, entre ellos Kelati. Finalmente, Unicaja acabó el cuarto con cuatro pequeños y Haislip de interior. Después de todo este juego de fintas desde el banquillo, no pasó nada en esos segundos finales, una falta, la primera de Kelati, y no se anotó, tiro fallado de Sanders. Interesante. Así es la Copa. Intensidad, detalle, estrategia, tensión.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *