efectos del casi ganar. Por Trifón Poch

En esta liga ACB, a diferencia del resto de competiciones de baloncesto de élite, todos los equipos creen, una vez el balón está en juego, que pueden ganar a cualquiera. En algunas ocasiones se consigue, aunque las diferencias reales sean abismales. Ya ha habido varios ejemplos esta temporada. En otras, te quedas muy cerca de conseguirlo. Al final se te acaba la gasolina cuando estas luchando cuerpo a cuerpo en la recta de meta. El desgaste de un esfuerzo superior con menos elementos a los que recurrir, el destello de talento de un jugador rival, ese rebote al que no puedes llegar, un tiro libre fallado en el peor de los momentos,… Cualquier detalle en un final igualado acaba dejándote donde estabas.

Inmediatamente después del partido todo son felicitaciones. ¡Qué lástima con lo bien que habéis jugado! ¡Qué buen partido! No pasa nada, hay que seguir trabajando así. Si jugáis a este nivel vais a ganar partidos.

Al día siguiente, se pueden tomar dos caminos. Trabajar aún más duro reforzados por todo lo positivo alcanzado en el anterior partido o pensar que «jugando así vamos a ganar bien a equipos no tan buenos». Y sólo quedarse en el pensamiento y en las buenas sensaciones es peligroso si no se pone de por medio sudor, máximo esfuerzo y concentración, golpes, caidas, lucha, máxima exigencia diaria. En demasiadas ocasiones, un buen partido, pero con derrota, contra un gran rival se convierte en la siguiente jornada en otra derrota, pero ahora contra un rival no tan potente y con toda seguridad jugando muy por debajo de lo demostrado en la jornada anterior. Menor acierto en los lanzamientos, mayor número de pérdidas en ataque, bajada de la agresividad defensiva (tanto individual en acciones de 1 contra 1 como en respuesta táctica de equipo), inferioridad en el rebote, falta de actividad. Y cuando empiezas un partido con la cabeza en el lugar equivocado, la capacidad de reacción se reduce al mínimo. Casi ganar a un grande se transforma en un seguro de derrota si no afrontas el siguiente partido con la mentalidad correcta.

2 comentarios

  1. Jose Angel Garcia dice:

    Tienes mucha razón, Trifón. Esta ACB está igualadísima. Cualquiera puede con cualquiera (salvo los equipos futboleros).

    En tu caso hay algo que valoro especialmente. Estás sacando jóvenes jugadores, y les estás dando minutos importantes. Apostar por Hendrix, Ingles, Aguilar. Tener en el equipo a Jorge Fernández.
    Hay otro camino, fichar jugadores de vuelta, pero la diferencia es que aquí estamos disfrutando de la explosión técnica y física de jugadores, mientras que en otras ciudades están viendo jugadores «arrastrándose». Podrán ganaros un partido, pero vosotros estáis creciendo, mientras que otros van «menguando», como grupo.
    Saludos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *