jueves santo, jueves de pasión. Por Jordi Puig

bbarcatauEl quinto y definitivo partido para decidir el último equipo que obtiene billete para la Final 4 de la Euroliga de Berlín ha generado una enorme expectación y creo que el hecho de que a lo largo de esta temporada estos dos equipos se hayan enfrentado tantas veces no sólo no le resta emoción, sino que los precedentes sirven para podernos hacer una idea de lo imprevisible que puede ser el resultado final y añaden si cabe un poco más de dramatismo a un partido de tanta trascendencia.
Después del primer partido comenté que el Barça necesitaba por encima de todo mejorar en competitividad, en dureza mental y física, en ser constantes en su trabajo durante todo el partido para jugar y competir al nivel del equipo baskonista. Me da la sensación que todos los precedentes de esta temporada entre Barça y Tau han ayudado mucho a los catalanes a entender lo que es necesario hacer para ganar (o para optar a poder ganar), un partido de estas características; en definitiva les ha ayudado a dar su máximo nivel como equipo. Otro aspecto que también destaqué tras el primer choque es que las continuas flotaciones y ayudas del defensor de Sada favorecían mucho la defensa del Tau. Creo que una de las claves para que la eliminatoria se decida en el Palau ha sido la irrupción en la serie de Lakovic. Jugó poco en el primer partido pero después se ha convertido en una amenaza constante con su capacidad de anotación. En algunos partidos incluso ha dado la sensación que los alaveses no contaban con este factor y que les ha descolocado un poco, especialmente a Prigioni, muy acostumbrado hasta entonces a ser el claro dominador y a gestionar el partido a su conveniencia. Estoy convencido que los dos bases van a mostrar sus virtudes en este último partido y su duelo particular es sin lugar a dudas uno de los atractivos más grandes. El Tau necesita volver a circular el balón con rapidez. En los últimos partidos ha tenido un exceso de posesiones con demasiados jugadores reteniendo el balón cuando lo recibían, volviéndose más previsibles y facilitando la defensa de ayudas del Barça. En este aspecto el liderazgo de Prigioni también es clave para facilitar esta circulación.
Son sólo unos detalles a tener en cuenta en un partido con tantos alicientes que se ha convertido en un auténtico regalo para los aficionados.

jordi_puig@teambasket.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *