las dichosas líneas y la falta de instalaciones. Por José Luis González

La nueva normativa ACB referente al cambio de medidas del campo de juego: línea de triple a 6,75 (que al no ampliar el ancho del campo hace que el tiro de tres desde los laterales sea una acrobacia), la nueva zona cuadrada, etc, son cambios que requieren una logística y que generan unos problemas que erróneamente se minusvaloran. Quiero explicar y plantear en este ‘post’ el problema de Alicante, y sería bueno que Trifón nos explicara como solventarán la situación que voy a explicar en Granada y animo a todos aquellos que sepan como se están resolviendo estas cuestiones en otras ‘ciudades ACB’ que nos lo cuenten. El tema es el siguiente: Alicante es una ciudad con unas carencias enormes en instalaciones deportivas, eso hace que hasta cuatro equipos deban compartir el Centro de Tecnificación que es el pabellón donde el Meridiano Alicante juega sus partidos de ACB. Se trata de tres equipos femeninos que compiten en categoría nacional y también viene siendo habitual que algún equipo de cantera del propio Meridiano Alicante dispute allí sus partidos, cadetes o juniors. El conflicto viene porque mientras en la LEB, la FEB permitía un guirigay de líneas en los pabellones donde jugaban equipos de esta categoría, la ACB quiere impoluta la cancha de juego, con las nuevas líneas, medidas y zonas. Dudas que se me plantean y que lanzo al aire:

– Los fines de semana, cuando el equipo local ACB juega en casa, el equipo visitante tiene unas horas para entrenar la mañana o el día anterior del partido, ¿cómo es posible cuadrar en una misma cancha municipal la disputa de partidos ACB y FEB teniendo en cuenta el tema de las dichosas líneas?

– Durante la semana y fines de semana que el equipo local ACB no juega en casa, lo que se plantean algunos técnicos municipales es mantener las líneas FEB y hacer el pertinente cambio y adaptarlo a ACB cuando se juegue en casa. ¿Un entrenador de un equipo profesional permitirá algo así, entrenar con unas medidas que no se corresponden con su competición profesional?

En una situación óptima, en la que un equipo ACB dispone para él solo de una instalación deportiva, no habría ningún problema. Pero esa situación idílica, al menos en Alicante no existe ni por asomo, donde la falta de instalaciones deportivas e inversión en este tipo de cuestiones choca frontalmente con multimillonarias acciones publicitarias y de propaganda, como es el caso del sonrojante contrato firmado entre la Diputación Provincial y Pau Gasol, ¿para qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *