que no cunda el pánico. Por Trifón Poch

A pesar de las conclusiones negativas que se puedan extraer tras la derrota de la selección española contra Lituania, no estaría mal que no cunda el pánico a escasos días del inicio del Europeo de Polonia. Lo único que parece seguro es que «la española cuando pierde, es que pierde de verdad», pero la primera derrota tras 32 partidos de preparación no puede llevar el péndulo de las sensaciones de un extremo al otro.

Lo primero que no estaría mal contemplar es que, a pesar del gran nivel competitivo y de calidad de nuestra roja, nadie es invencible y en el torneo oficial va a haber otras selecciones con suficientes argumentos para poder ganarnos a un partido en cuartos, semifinal o final. Asumiendo sin miedo el papel de favoritos y afrontando sin medias tintas la ambición máxima por ganar el oro, no sería mala idea respetar a cualquier rival y abordar la lucha por la victoria desde el esfuerzo y la humildad. Es probable que haya momentos en que la preparación de la selección parece más una gira festiva de exhibición ante una afición entregada y que, en mi opinión, algún partido más de preparación se podría disputar en «ambiente hostil», para aproximar las condiciones de competición a las que se viven en un «real game».

Otro aspecto importante es poder recuperar a los lesionados. Sumar bajas entre los doce escogidos a las sensibles ausencias de jugadores  como Calderón, Berni Rodríguez o Carlos Jiménez, que dotaban al equipo de gran parte de su personalidad defensiva, sería arrancar con un handicap muy pesado, a pesar del gran talento ofensivo de nuestros jugadores.

Ese talento ha sido un hecho diferencial respecto al resto de equipos en las últimas competiciones internacionales, pero no podemos esperar que cualquier objetivo esté a nuestro alcance sólo porque ahora vayamos sobrados de ese «desparpajo» que en sus tiempos Lolo Sainz tanto echaba de menos en nuestro jugador tipo. Tampoco hay que quedarse sólo en los titulares o en las declaraciones de intenciones y convertir el Europeo que a punto está de empezar en la expiación de los pecados cometidos en la derrota contra Rusia en el europeo disputado en España. Hay que sacar las conclusiones necesarias y positivas del último partido de preparación contra los lituanos, confiar al 200% en las capacidades del equipo, jugadores y técnicos, y trabajar cada partido con humildad, respeto, esfuerzo máximo, concentración, dureza mental,… Si a todo esto le añadimos además nuestro talento, entonces estará al alcance el objetivo tan deseado de la medalla de oro. Suerte a todos.

Un comentario

  1. juanma dice:

    Buenas noches, Trifón:
    Esta selección es muy superior al resto teniendo en cuenta las bajas que traen los demás equipos(Rusia casi tiene que repescar a Volkov). El problema como bien señalas es que se ha instaurado un «clima fiesta»: Los partidos en casa parecen homenajes y cuando se gana de 20 se hace espectáculo, mientras se mete y punto pelota.
    Lo de los partidos en casa es obvio el motivo pero yo he corrido marathones y entrenaba con 0 grados y con 40 porque el día de la carrera podía hacer 20 grados o 40. Si jugamos fuera un Eurobasket lo lógico sería más partidos fuera de casa.
    Un saludo, maestro y suerte con el nuevo grupo que un año más estamos todos muy ilusionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *