yes, week-end. Por Jordi Puig

Fonéticamente parece el grito de guerra de Obama pero a este paso, esto es lo que gritaremos cada vez que se acerque el fin de semana para poder disfrutar de jornadas ACB tan interesantes y emocionantes como la pasada. A priori muchos de los emparejamientos programados para este fin de semana ya hacían prever una jornada plagada de emociones fuertes. A esto hay que añadir finales muy ajustados, decididos en el último suspiro y que cayeron todos del bando local para el regocijo de los aficionados presentes en los pabellones. En mi opinión los partidos más interesantes eran el Pamesa-Gran Canaria, el Murcia-Cai y el Cajasol-Menorca puesto que se preveían igualados y con mucha necesidad, especialmente para los equipos locales

 

El partido jugado en la Fonteta tuvo muchos ingredientes dignos de comentar. La consistencia interior del Pamesa ha ganado muchos enteros con la aportación de Nielsen y la cada vez más presencia de Perovic. Creo que es una muy buena noticia para los valencianos que la brújula del equipo no sea sólo el irregular rendimiento de Douglas y Williams que, aunque talentosos, muchas veces condicionan el juego del equipo. Tenían un test duro ante un Gran Canaria muy sólido, que sigue jugando con orden y solidaridad independientemente del resultado del marcador. La gran atracción que causó English en los últimos ataques (y algún fallo defensivo) provocó un triple librado de Norris, otro del propio English y dejó absolutamente solo y con todo el tiempo del mundo a Kickert para cambiar el signo del partido; pero su lanzamiento no entró y es posible que esto pueda suponer para los valencianos la clasificación para la Copa del Rey. Los otros dos partidos eran especialmente importantes puesto que las victorias fuerzan a maños y menorquines a pensar en la lucha por la permanencia y demuestran a sevillanos y murcianos que ser inexpugnables cuando juegas en casa es vital para sobrevivir. El Cajasol ya venía avisando de la mejora de su juego pero le faltaba una victoria para acabar de convencerse. Si consiguen de una vez por todas contar en breve con un base en condiciones y Triguero sigue con esta regularidad, que nadie los de por enterrados. A medida que avanza la temporada y los equipos van siendo más sólidos cada vez es más difícil ganar a domicilio. Unicaja lo ha comprobado en sus dos últimas salidas consecutivas perdiendo en Manresa y San Sebastián. Épica victoria de los donostierras fraguada en el último suspiro con Hopkins decisivo desde los 6,25m!!. Los equipos que han conseguido jugar sin dudas en casa desde el principio (Gran Canaria, Manresa, Granada) respiran más tranquilos y están más cerca de sus objetivos pero que nadie se relaje que queda mucha liga por delante.

 

jordi_puig@teambasket.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *