barça-madrid. top 16. Por Jordi Puig

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Madrid se presentaba en el Palau con el recuerdo todavía muy cercano de la última visita de los blancos a la ciudad condal y con manifestaciones por parte de Joan Plaza afirmando que habían mejorado como equipo desde entonces. Es cierto que, a parte del factor cancha, el Barça estaba más necesitado puesto que todavía no tenía el billete para cuartos garantizado. De todas formas, el Madrid debería haber pensado que el quedar primero de grupo puede ser clave para disputar la tan ansiada Final 4 (hay que recordar que, a pesar de todo, el Barça debe ganar en Tel Aviv para asegurarse la primera posición). Lo único cierto es que desde el principio no ha habido partido y en algunos momentos se ha visto a un Madrid impotente y desquiciado.

Ya en el primer cuarto, los azulgranas han conseguido anotar 30 puntos!! y a falta de pocos minutos para terminar el tercer período, las diferencias ya superaban los 20 puntos, lo que ha convertido el último cuarto en un mero trámite. El 63% de acierto del Barça en tiros de 2 ya indica que el Madrid ha llegado tarde a la mayoría de acciones.
A diferencia de partidos anteriores Andersen ha tenido mucho acierto con su lanzamiento exterior y ha dotado al Barça de una amenaza más desde el perímetro, pero la diferencia principal entre ambos equipos es de ritmo, de intensidad y de presencia física, tan sólo disimulada por la habitual fortaleza de los blancos en el rebote de ataque. El Barça ha empezado a ganar el partido desde la tan importante posición de base. La capacidad atlética de Sada ha fundido a un Raül que necesita estar bien físicamente para que su talento sea relevante y hace poco que acaba de salir de una lesión y su estado no parece el óptimo aún. Además, en estos momentos Pepe Sánchez es un auténtico regalo para el Barça y para Navarro en particular. Ante la nula aportación ofensiva del base argentino, Xavi Pascual ordena a Navarro defenderle y de esta manera puede permitirse el lujo de “descansar”, para llegar fresco al ataque, y además no tiene que desgastarse persiguiendo a Bullock. Pepe Sánchez nunca ha destacado por su fiabilidad a la hora de lanzar a canasta (aunque se ganó a pulso la fama de anotar los tiros importantes), pero esta temporada sus estadísticas de tiro son impropias de un jugador de su palmarés. En ACB presenta un 1 de 13 en triples y un 2 de 10 en tiros de dos para una media de 0,8 puntos por partido y en el Top 16 sus estadísticas no son muy diferentes: 1 punto por partido con un 1 de 7 en triples y un 0 de 2 en tiros de dos puntos.

jordi_puig@teambasket.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *