Con un 7 y un 4 te hago un buen retrato. Por Trifón Poch

Es posible que viendo el resultado, acompañado de los comentarios de la transmisión televisiva, pueda dar la sensación de que se ha sufrido para ganar a Polonia en la jornada inaugural del Europeo de Lituania. Particularmente creo que no es para tanto, pese a la proximidad real en el marcador en los últimos minutos. Hemos hecho un buen inicio, en el que hemos marcado la diferencia real entre ambas selecciones a partir de un buen trabajo defensivo, especialmente en la presión al balón y las líneas de pase de nuestros exteriores, y hemos conseguido una ventaja que, a pesar de las aparentes apreturas finales, ha sido suficiente.
Piano, piano. Tengo la sensación de que la selección se plantea el nuevo formato de este torneo con 24 equipos con la perspectiva de una competición larga, con varias fases de grupos, con muchos partidos por delante antes de afrontar los enfrentamientos decisivos a partir de la eliminatoria de cuartos. Hoy ha faltado, quizás por este motivo, mentalidad para ir a ganar  de 30 cuando se ha abierto brecha y, tras alcanzar la máxima diferencia de 17 puntos, el partido ha parecido uno más de la gira de preparación, sobre todo con la baja de un Rudy muy activo atrás en los pocos minutos que ha disputado y la pérdida general de intensidad defensiva.
Algunos datos sobre el partido. 35 faltas han hecho los polacos que nos han dado 43 tiros libres. Han usado las faltas para llegar a donde no podían hacerlo de otra manera y esta dinámica también condiciona el ritmo de juego. Muchas interrupciones, cambios, pocas opciones reales de tirar librados de la defensa.
Porcentaje de tiro de 3 puntos muy bajo por parte de los dos equipos, nosotros solo el 18’8%, con 3 de 16. Polonia no nos ha mejorado tampoco en este aspecto:16%, 4 de 25.
¡Cero puntos anotados entre nuestros tres bases y Sergio Llull! Un dato sin duda sorprendente y que seguro no se volverá a repetir en todo el torneo.
Concentración de la anotación. La propia dinámica del partido, las faltas de los polacos, la escasez de anotación de nuestros pequeños, la natural tendencia a recurrir a Pau y Navarro cuando «no se ve portería», varios son los aspectos que han podido provocar que la gran mayoría de los puntos que hoy ha anotado España hayan salido de manos de los hermanos Gasol y Juan Carlos Navarro. 68 puntos de los 83 totales anotados entre los tres, con mención especial para Pau y Navarro que, además de sus 29 y 23 puntos, han aparecido en los instantes finales para cerrar una victoria lógica, aunque necesaria y útil en la típica primera jornada de un torneo como el Europeo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *