motivación extra contra exequipo. Por Trifón Poch

No es extraño comprobar en cuántos partidos un jugador multiplica su rendimiento por el simple hecho de enfrentarse a su exequipo. En el reciente Unicaja-Valencia, casualmente, Shamond Williams ha sido el máximo anotador de los locales, con 21 puntos en 20 minutos, después de varios años en Pamesa y una salida un tanto accidentada, mientras que por los visitantes el que se salió fué Kelati, recién aterrizado en Valencia y con reciente pasado malagueño, autor de 24 puntos, con 7 de 10 tiros y 27 de valoración ACB y también máximo anotador de su equipo. En muchas ocasiones, estos partidos tan destacados suelen ser un oasis en mitad del desierto. Kelati anotó 8 puntos en la jornada anterior, con 3 de 10 tiros de campo y 5 de valoración. Williams se quedó anclado en Santiago en los 0 puntos tras 21 minutos y sólo 1 punto de valoración.

La transformación es extraordinaria y, si la causa de este cambio es que para jugar contra su exequipo, por los motivos que sean, encuentran una motivación especial que les llena de inspiración divina, de energia inagotable, de concentración imperturbable, de un deseo irrefrenable de anotar, cabria preguntarse qué habría que hacer para que su imaginación les permitiera ver siempre delante a los mismos molinos de viento.

2 comentarios

  1. juanma dice:

    Hola Trifón:
    Ambos tuvieron una gran noche pero si tuviera que coger a alguno para mi equipo(que nunca tendré pues ni siquiera juego al Supermanager) me quedaría con Kelati.
    Williams para mi gusto siempre ha sido un jugador sobrevalorado y especialista en adecentar sus números cuando el partido esta definido. Además de los que miran al final del partido al marcador.
    En fin, es mi opinión, a lo mejor me equivoco jeje.
    Saludos, jefe y el Sabado ganamos!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *