que vienen los rusos. Por Trifón Poch

Había que verlos paseándose por la liga de verano de Las Vegas con sus credenciales VIP!! Y hay que ver las ofertas irrechazables que están haciendo !! Están dinamitando el mercado. Jugadores asentados en la NBA están decidiendo optar por una vida un poco más aburrida y pasar un poco de frío, a cambio de acumular en pocos años cantidades económicas que necesitarían casi toda su carrera para poder conseguirlas en otro lugar. Carlos Delfino, internacional argentino, elegido el número 25 en el Draft de 2003, ha firmado 3 años con el Khimky Moscú Region. Sus números del último año en Toronto Raptors son: 82 partidos con 23,5 minutos de media: 9.0ppg, 4.4rpg, 1.8apg, FGP: 39.7%, 3PT: 38.2%, TL: 74.4%; Play-Offs: 5 partidos: 8.6ppg, 4.8rpg, 2.2apg . Su agente me decía en Las Vegas que «qué podía hacer el jugador ante la oferta que le habían puesto encima de la mesa«. Bostjan Nachbar, elegido 15 del Draft de 2002 y después de seis temporadas en la NBA acaba de fichar por el Dynamo de Moscú. Estas son sus estadísticas de la temporada pasada en 75 partidos, promediando 22,1 minutos: 9.8ppg, 3.5rpg, 1.2apg, FGP: 40.2%, 3PT: 35.9%, FT: 78.6%. Garbajosa está intentando asimilar la mareante oferta que le ha planteado también el Khimky, supongo que intentando convencerse de que tanto dinero no compensa lo que puede conseguir también compitiendo y viviendo en otro ambiente. Quién sabe, no es una decisión fácil.
Lo cierto es que estos son los ejemplos más llamativos de la última semana, pero como ya comentábamos hace unos días, el huracán que están provocando las ofertas de los potentes equipos rusos están provocando en todo el mundo un efecto demoledor. No hay opción de competir con las cifras que ofrecen. La gran mayoría de los clubes europeos con mejores presupuestos se ven relegados a ser segundo plato. «Seremos sus filiales» comentaba en Las Vegas un miembro de un importante club.
Ya ha habido algún caso la temporada pasada como el de Clay Tucker, sacado en febrero del Teramo, en el que era máximo anotador de la Lega, por el Khimky. O el de Gerrod Henderson, sacado también en febrero del Anwil polaco por el Azovmash Mariupol ucraniano. Jugadores que están haciendo una buena temporada en cualquier liga europea recibirán de repente una llamada de su agente con una oferta rusa. Esa oferta doblará o triplicará lo que estarán cobrando hasta ese momento. ¿Qué hará entonces el jugador? Lógicamente planteará a su club que quiere marcharse. A pesar de que los clubes rusos o ucranianos también pagan una cantidad al club por dejar salir al jugador, ¿compensa ese dinero el desequilibrio que una situación de este tipo provoca en cualquier plantilla?
Puede que esta espiral que están provocando estos equipos esté incitando a algunos otros a ponerse las pilas. El Olympiakos griego está intentando convencer a Josh Childress, número 6 del Draft del 2004, nada más y nada menos, para que haga el salto desde la NBA a Europa. Una importantísima oferta económica ha movido al jugador a escucharla, aunque sólo sea para activar a algunas franquicias americanas a tenerle en cuenta después de jugar 83 partidos esta temporada con lo Hawks de Atlanta, promediando casi 30 minutos con 11.8ppg, 4.9rpg, 1.5apg, FGP: 57.1%, 3PT: 36.7%, FT: 80.7%; Play-Offs: 7 partidos: 7.1ppg, 5.7rpg, 1.6apg, FGP: 52.4%, FT: 50%. Veremos en qué acaba esta historia.

También está la sorprendente llegada de un jóven jugador americano a Roma. En una espera en el aeropuerto de Filadelfia de vuelta a España el pasado día 17, pude ver en las noticias de la ESPN un reportaje titulado «Arde Roma«, en el que analizaban la posibilidad de fuga de más jugadores en el futuro. Brandon Jennings, considerado uno de los jugadores de High School más importantes de Estados Unidos, acaba de fichar por el Roma de la Lega italiana. Ha promediado 35,5 puntos en la Oak Hill Academy de Virginia, ha recibido numerosos premios y estaba llamado a ser una de las sensaciones universitarias de la temporada. Es un movimiento sorprendente y una competencia inesperada el hecho de que un joven de este perfil prefiera venir a Europa antes que iniciar una carrera universitaria camino de la NBA. Nuevamente el tema económico parece determinante: la posibilidad de cobrar ya un contrato importante en Italia en lugar de seguir «estudiando» en USA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *