tres bases de calidad. Por Jordi Puig

El Barça por segundo año consecutivo ha acabado configurando una plantilla con tres bases de calidad; cualquiera de ellos en la inmensa mayoría de equipos sería el base titular indiscutible. Me parece extremadamente difícil rotar a tres bases de este calibre sin que pierdan confianza y dejen de rendir a su máximo nivel. La temporada anterior el que peor suerte se llevó fue Barrett que pronto dejó de contar para el entrenador y fue incapaz de demostrar sus virtudes. Además, si no hay lesiones, difícilmente van a poder jugar dos de estos jugadores al mismo tiempo puesto que en la posición de escolta el Barça tiene a Navarro, que es su máxima referencia ofensiva, y a otros jugadores como Basile y Grimau que también suelen disponer de bastantes minutos en pista.

 La principal ventaja de disponer de una posición tan bien cubierta es cuando el equipo sufre lesiones. Esta temporada ha arrancado con Lakovic lesionado y su reincorporación ha coincidido en el tiempo con las lesiones de Basile y, aunque leve, de Navarro. Parece evidente que en estos casos el tener a jugadores de garantías dentro del grupo provoca que el equipo no pierda ni un ápice de competitividad y tienes una respuesta inmediata a cualquier contratiempo fortuito que pueda suceder.

Sobre el papel el rol de base principal recae sobre Ricky y creo que va a ser muy interesante observar el rendimiento de Sada y Lakovic para ver si son capaces de asumir, y jugar sin ningún estrés que pueda mermar su juego, el hecho de disponer de menos minutos de lo que están habituados o incluso de tener alguna participación testimonial en algún partido. Hay que prestar atención a esta situación, puesto que no tener los roles claramente asumidos puede llegar a ser perjudicial para el equipo.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *