decepcionan las estrellas del draft 2010. Por Trifón Poch

Si el verano pasado titulaba "Impacto súbito" mi post en Teambasket al ver al número uno del Draft 2009 en Las Vegas, Blake Griffin, no tengo palabras para describir la decepcionante impresión que me han causado la mayoría de las supuestas estrellas elegidas este año en los primeros puestos que hemos podido ver aquí en Orlando. Y no hemos visto a los de segunda ronda precisamente porque, aunque aquí sólo juegan ocho equipos, en las instalaciones de los Magic han podido debutar el número 10, el 9, el 3 y el 2.

Paul George, elegido en el puesto número 10 por Indiana, es un alero de buena planta, tallado en 6'9, que ha apuntado ciertos detalles de clase y talento, y poco más. Tiene buenos recursos para crearse sus propios tiros aunque ha estado muy desacertado.

Gordon Hayward, elegido el 9 por Utah, ha sido el hombre del año en la temporada universitaria tras conseguir llevar a la modesta Buttler hasta la final y tener en sus manos la posibilidad de batir a Duke en ese partido con un triple que hubiera sido motivo de película americana. De aspecto aniñado, ha demostrado que tiene mucho baloncesto dentro, aunque tendrá que mejorar físicamente para poder sobrevivir en la jungla NBA. Juega con determinación, es completo y tiene calidad técnica. Tendrá que evolucionar casi al base para encontrar su sitio en la casa de Sloan.

Derrick Favors, el número 3 para los Nets, supongo que es una de esas elecciones basadas en el potencial que este jovencisimo jugador apunta. Con sólo 19 años y una temporada en la universidad de Georgia Tech se encuentra entre los elegidos y la verdad es que sólo ha evidenciado tener un físico privilegiado y pocas ideas claras a la hora de saber qué hacer con el balón en las manos.

Finalmente, Evan Turner, segundo puesto para los Sixers, se supone que puede ser bueno pero evidentemente no por lo que ha demostrado estos días en Orlando, incluido su nivel de esfuerzo o de concentración. Apunta talento ofensivo con el balón en las manos, aunque no ha deslumbrado, ni mucho menos, en relación al puesto en que ha sido elegido y lo que hemos visto hacer a otros jugadores de posiciones altas en años pasados. Tal vez lo hemos pillado en unos días de nervios o mala suerte. En la foto le vemos con el número 12 en un tiempo muerto aleccionado por el experimentado Dough Collins, veterano que vuelve a los banquillos tras un periodo de comentarista televisivo, que debe tener muchas ganas de empezar, porque a pesar de no estar dirigiendo al equipo en la summerleague, ya veis hasta donde se metia para dar instrucciones a sus chicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *