Encuentra las 7 diferencias. Por Trifón Poch

Como en uno de esos clásicos pasatiempos que aparecen en periódicos o revistas, en los que te presentan dos imágenes que parecen idénticas pero tienen varias diferencias, más o menos ocultas, que tienes que descubrir, España ha ofrecido su mejor versión derrotando con solvencia al anfitrión. Los matices que han marcado la diferencia entre lo que habíamos demostrado hasta ayer y el extraordinario juego, sobre todo en la primera parte, que hemos desplegado frente a Lituania es lo que voy a intentar descubrir. Empezaré por lo más evidente:
Mejoría en el porcentaje de tiro de 3 puntos.  Hemos pasado de un paupérrimo 22% en los tres primeros encuentros a un excelente 50% y, lo que es más importante aún, hemos conseguido ese 50% lanzando 26 triples. Es decir, hemos anotado 13 tiros de 3 puntos en un sólo partido, ¡¡mientras entre los tres anteriores sólo habíamos anotado 11!! Este aspecto no sólo es destacable por el hecho de conseguir anotar muchos puntos  desde la línea de 6’75 y con un buen porcentaje. Lo es aún mucho más por la influencia que tiene en el equilibrio de nuestro juego y por la complicación que supone para la defensa de nuestros rivales. Si para que nuestra selección esté a un buen nivel es imprescindible aprovechar el potencial de nuestros interiores, eso sólo será posible cuando el lanzamiento exterior esté al nivel de acierto que demostramos ayer.
Por fin Calderón. Teniendo en cuenta las características de Ricky Rubio y de Sada, es imprescindible para nuestro equipo que Calderón juegue como ayer. Que defienda más el balón y se involucre en la defensa de equipo desde lado de ayuda, que lleve el balón a campo de ataque con más ritmo y que sea consciente de que en este equipo debe ser un base anotador, con amenaza constante tanto en el tiro de 3, como en cualquier acción desde el bote, bien sea para lanzar desde 5 metros como para aprovechar los bloqueos directos para buscar el aro con sus penetraciones. Es una de las principales diferencias entre al antes y el durante del partido contra los lituanos. Enhorabuena.
No más rotaciones de gira. El reparto de minutos de los partidos de la gira y los oficiales hasta ahora no tiene nada que ver con lo que ya se apunta frente a Gran Bretaña y se confirma ayer. Hay algunos jugadores de los doce que no juegan, otros que sólo intervienen unos pocos minutos y las rotaciones en las diferentes posiciones se reducen a 3 jugadores + 1 en aleros y pivots y a 2 jugadores + 1 en el puesto de base. Los partidos clave aumentan la responsabilidad de algunos jugadores.
Defensa de equipo. Hacía tiempo que no veíamos en nuestra defensa tantas ayudas de nuestros exteriores a los pivots, ni  sobre todo tantas ayudas de nuestros pivots a los exteriores. Mejoría necesaria en las situaciones de bloqueo directo y mucha mayor actividad en posiciones de lado de ayuda o lejanas al balón para negar espacios, para evitar pases interiores o canastas fáciles.
Regulando esfuerzos a voluntad. Hasta ahora, conscientes de estar afrontando un torneo largo y exigente, los jugadores han regulado el esfuerzo, la intensidad y la concentración necesarias dependiendo del nivel del rival. No deja de ser un juego peligroso pero, viendo el resultado conseguido hasta ahora, solo cabe esperar que continúen en la misma linea en los partidos que nos quedan, cada día de mayor trascendencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *