Hola, soy el traspiés. Por Arturo Alvarez

Buenos días, tardes o noches…todo en relación a la hora en que me estéis leyendo. Mi nombre es TRASPIES y, como diría una cantante española internacional: “ Hoy quiero confesar que estoy algo cansado…”.
Mis amigos decían que yo era un recurso técnico que permitía obtener ventaja al atacante portador de la pelota, ellos me decían que yo era muy importante, me definían como un pequeño salto al unísono del último bote previo a marcar los pasos de entrada, si, aquel “1,2….”, para finalizar en bandeja, o incluso para ser utilizado como un tiro por aquellos jugadores de gran calidad que son capaces de lanzar sobre una pierna (lo que ahora hacen Navarro y Huertas).
Mis viajes fueron muchos, recuerdo con cariño aquellos años donde mi maleta pasó de SibenikZagreb, después, conocí Madrid, y acabé , comiendo hamburguesas en los grandes centros comerciales de Portland y New Jersey.  Y es que, mi amigo Drazen, casi dormía conmigo…
Las chicas también me querían mucho, incluso una chica llamada Amaya Valdemoro, me utilizaba de todas las formas posibles, tras cambio entre piernas, tras reverso..etc., y es que con ella viví unas épocas inolvidables tanto en Europa como en Houston, dónde ganamos tres anillos de campeones de la WNBA por cierto.
Ya en los últimos tiempos, y antes de mi inclusión en la “lista negra de recursos técnicos baloncestísticos”, por parte del estamento arbitral, hice gran amistad con Raúl López, aquel pequeño base catalán, que en ocasiones abusaba incluso de mí, aunque yo me dejaba con gusto, debo reconocerlo…..
Y que voy a decir de mis amigos entrenadores, aquellos que ahora me tienen en duda, aquellos que estaban enamorados de mí y disfrutaban enseñándome…. Aquella cantera del FC Barcelona, sí, la de las tres jotas (casi como la denominación de los jamones), Joaquín Costa, Juan Montes y Juan Llaneza, ellos creían en mí, me mimaban, me hacían sentir feliz…., pero es que ahora todos me tienen miedo y me evitan, siento que no importo y que la gente del Basket prefiere vivir sin mí.
Desde mi reclusión en el olvido, quisiera preguntar a quién debiera, y sin que nadie se sienta ofendido, lo siguiente: “¿Qué debo hacer para volver a sonreír?.

Un abrazo para toda la gente que siempre confió en mí…….

Se despide,

EL TRASPIÉS.

7 comentarios

  1. Angel dice:

    Quizá el pobre Traspiés pueda encontrar consuelo citandose con Salida abierta y con el añorado Poste-Poste. Esplendido, con todo el aroma de los artículos de Cerda en el añorado Nuevo Basket

  2. Y lo peor de que además de que cada día es un recurso tecnico individual que cada vez se utiliza menos…cambian las normas, y segun el traspies…son pasos o…son pasos tambien. Puñeteros pasos de diosssssssss

  3. Angulo dice:

    Magnífico artículo! Nos estamos cargando el baloncesto bonito…

    [WORDPRESS HASHCASH] The poster sent us ‘0 which is not a hashcash value.

  4. oihane dice:

    Y luego se extrañan de la escasa anotación…Claro, normal, menos destruir y más construir. Primar y premiar al ataque, a la creatividad y genialidad que algunos jugadores son capaces de desarrollar, que otros tantos entrenadores son capaces de enseñar a jugadores de edades tempranas.
    Al final, ¿qué va a ser necesario para jugar a basket? ¿kilos de peso en músculo? ¿físico y no ingenio, genio e inteligencia?
    Basket es diversión, puntos, tapones, robos…y todas las acciones técnicas que colaboren a ello.
    Un abrazo y ánimo al traspiés, tiro tras reverso y demás damnificados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *