la filosofia del compromiso. Por Borja González de Mendoza

 

Disfrutar del baloncesto, la competición, el entrenamiento, es posible en cualquier categoría y a cualquier nivel. Lo importante es que exista compromiso.

No hay mayor satisfacción para un entrenador que dirigir un grupo de jugadores 1-comprometidos con el grupo 2-comprometidos contigo y tus valores. Llevo 14 años entrenando (para tener 28 no está mal) en un club de colegio (Colegio Estudio), con chavales que estudian en el cole y practican el baloncesto, en principio, como instrumento de formación y aprendizaje. Desde hace 5  o 6 años hemos conseguido entre todos, incrementar el nivel de compromiso de jugadores y entrenadores, y los resultados son cada años mejores. Siendo un club de colegio, con solo jugadores del colegio, conseguimos entrar en los play offs en prácticamente todas las categorías del baloncesto madrileño, y eso a nuestro nivel, es un éxito, que alcanzamos con la base del compromiso.

Este año he entrenado en categoría autonómica, y ha sido el año en el que los jugadores más me han enseñado. Me han enseñado lo que es el compromiso de verdad, y sobre todo la unión que genera entre los integrantes de un grupo. Hemos caído en play-off, pero con la cabeza alta. Lo más importante es que hemos sido capaces de ganar a equipos, con  mucha más calidad, pero menos humildad y sacrificio. Gracias a todos ellos por este año.

Todo esto es extrapolable, como decía al principio, a cualquier equipo y cualquier categoría, y voy a utilizar como ejemplo la experiencia de Joan Plaza. El técnico catalán llego al Madrid, y cambio el” feeling”. Con entrenamientos divertidos y una relación cercana al jugador consiguió el compromiso del grupo y unos resultados espectaculares la primera temporada. Por encima del scouting, de la preparación de los partidos, Plaza consiguió cambiar el ambiente del equipo, y comprometió a jugadores como Bullock, Felipe, Raúl LópezHervelle, y con esa base, ganó la liga.

Pero ese compromiso se terminó la temporada siguiente en el partido frente a Macabbi. La decisión de hacer o no hacer falta con 3 arriba y balón para el rival estuvo rodeada de polémica entre los jugadores y el entrenador, que manifestó que los jugadores no cumplieron con  sus directrices en el último tiempo muerto (hacer falta). Se rompió el compromiso y los resultados fueron en declive hasta su salida del Madrid.

Este año Plaza, de nuevo con un equipo “deprimido” de años  anteriores, ha sabido generar ilusión y tener el compromiso de su equipo, y ahí están los resultados. 

El Objetivo puede ser ganar la  ACB o  no descender en liga autonomica, pero quien tiene el compromiso de sus jugadores tiene la receta para alcanzar la meta, y lo mejor de todo, disfrutará en el trabajo diario para alcanzarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *