Pastillas Carpe Diem contra el Lockout. Por Trifón Poch

¿Qué hará el Madrid cuando se vaya Rudy? ¡Ahora además con Ibaka! ¿Y el Lucentum sin Singler? ¿Tendrán problemas el CajaLaboral o el Joventut que acaba de anunciar la llegada de Eyenga? ¿Cómo afectará a sus equipos la marcha de los jugadores NBA, cuando se levante el lockout impuesto por los propietarios? Acostumbrados en Europa a un desarrollo más lineal de las estructuras de las plantillas a lo largo de una temporada, este carrusel de entradas y salidas, este constante runrún de rumores a un lado y otro del charco, está provocando en mi opinión más inquietud de la necesaria. Lo que más me llama la atención es ese común negativismo que mueve a muchos a pensar sólo en lo mal que podrán estar en el futuro, cuando la situación presente es muy positiva. Hay que disfrutar el momento, disfrutar de lo que todos los jugadores NBA que están en la liga Endesa y en Europa pueden ofrecernos durante el tiempo que estén aquí. Las estructuras de cada club ya se estarán encargando de minimizar al máximo los efectos de su marcha, pero mientras tanto hay que sumar victorias y atención de los aficionados y los medios. Es algo bueno que estén aquí y el hecho de que vayan a marcharse no puede hacer que no saquemos el máximo partido al tiempo que pasen entre nosotros. Los aficionados de Nancy echarán de menos a Nicolas Batum cuando vuelva a Portland, pero no olvidarán fácilmente el final de partido que les ofreció ayer para derrotar él solito al Bizkaia Bilbao con unos últimos minutos extraordinarios de determinación, calidad técnica y atlética, desequilibrio en el 1 contra 1 y voluntad manifiesta de dominar y decidir el partido para su equipo. Esa victoria vale para los suyos y lo que vimos los que amamos el baloncesto vale para todos los demás. Carpe diem.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *