skita y markota; parecidos razonables. Por Jordi Puig

Prácticamente al unísono Fuenlabrada y Menorca han anunciado oficialmente la contratación de dos refuerzos para sus respectivas plantillas. Se trata del georgiano Nikoloz Tskitishvili (1983) y del croata Damir Markota (1985). Aunque todavía son jóvenes ya han jugado en varios equipos, en diferentes ligas y en dos continentes. Ambos eran considerados por muchos especialistas como los proyectos más interesantes de Europa y esto les llevó a la NBA (Skita fue el número 5 del draft!!), no por lo que habían demostrado como jugadores sino por lo que se adivinaba que podían llegar a ser. Son dos jugadores de doscientos diez centímetros con una mano prodigiosa que les hace ser una amenaza constante desde la línea de tres puntos. Además poseen una muy buena coordinación para su altura y son capaces de correr el campo como un exterior aunque especialmente Skita tiene más problemas de lateralidad. No suelen usar su altura para ganar cerca de canasta y son capaces de jugar de cara con botes (muy capaces en el caso del croata). Skita quizás es mejor pasador y Markota mejor manejador de balón. Ninguno de los dos es un gran reboteador, son más bien blanditos en defensa e intimidan poco a pesar de su altura. Markota tuvo una experiencia NBA muy corta mientras que la posición del draft de Skita le permitió firmar un contrato garantizado por tres años y aunque no gozó de confianza en ninguno de ellos consiguió otro contrato gracias a una muy buena actuación en la liga de verano de Minnesota. (Pude presenciar en directo una auténtica exhibición de tiro del georgiano en el partido inaugural de la liga de verano que provocó multitud de comparaciones con Nowitzki por parte de la prensa local. Se lesionó en la mano en el primer cuarto del segundo partido). Su temporada no fue muy diferente de las anteriores y después de un fugaz paso por los Knicks decidió volver, o quizás sería mejor decir empezar a jugar en Europa. Por lo tanto, podríamos decir que aunque la carrera NBA de uno ha sido hasta la fecha mucho más larga que la del otro, ambas han sido igual de frustrantes. La temporada anterior jugaron en Europa y también acabaron con estadísticas parecidas (alrededor de 10 puntos con buenos porcentajes de tiro y cinco rebotes por partido). Parece claro que son dos jugadores que no han cumplido con las expectativas que había depositadas en ellos y que, aunque hace escasas temporadas muchos grandes equipos europeos hubieran deseado tenerlos en sus rosters, ahora llegan a la ACB (Skita ya jugó en Sevilla) de la mano de dos clubes que no juegan competición europea. Lejos de pensar que esto es un paso atrás o un pequeño fracaso creo que puede ser la mejor decisión que han tomado para intentar recuperar el tiempo perdido. Si tienen ambición y buena mentalidad pueden convertirse en uno de los referentes ofensivos de sus equipos y generar muchos espacios que hagan mejores también a sus compañeros. Si lo consiguen será el primer paso para relanzar su carrera.

jordi_puig@teambasket.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *